Wi-Fi 6, operativo desde 2019, es el nuevo estándar de conexión inalámbrica para redes privadas que abre las puertas a la conectividad del futuro.

El desarrollo tecnológico experimentado en los últimos tiempos no habría sido posible si la conexión a la red de las personas y las cosas hubiera dependido de cables y puntos fijos. La conexión inalámbrica, primero, y su oferta a través de tarifas planas, un poco más tarde, consiguieron que la red fuera accesible para todos en cualquier parte. Es por esa dependencia por lo que las demandas de soporte sobre la conexión inalámbrica no han dejado de crecer: cada vez son necesarias mayor rapidez, mayor capacidad y mayor seguridad.

Para satisfacer estas demandas se han desarrollado dos nuevas generaciones de conexión inalámbrica, que servirán de actual complemento y futuro reemplazo a las anteriores: 5G para redes móviles y Wi-Fi 6 para el resto.

Descubre nuestro whitepaper sobre la transformación de la red

Wi-Fi 6 es el nombre elegido por la Wi-Fi Alliance para la certificación de equipos que cumplan con el estándar IEEE 802.11ax, diseñado específicamente para proveer a la conexión de la capacidad, eficiencia, cobertura y rendimiento demandados por los usuarios que trabajan y actúan en entornos inalámbricos cada vez más complejos.

El primer salto del nuevo estándar respecto a los anteriores es que puede mejorar el rendimiento de 2,4 Ghz comparado a los estándares previos, aprovechándose así las ventajas de cada una: el alcance de la primera y la velocidad de la segunda.

Además, incorpora tecnologías como Orthogonal Frequency-Divi­sion Multiple Access (OFDMA) y Multiuser Multiple-Input Multiple-Output (MU-MIMO), que permiten un procesamiento de paquetes de forma más regular y consistente, para aumentar la capacidad y disminuir la latencia.

La mejora que proporciona Wi-Fi 6 respecto a las soluciones de conectividad anteriores se despliega en dos planos:

  • A corto plazo: aumenta el rendimiento de los dispositivos actuales y mejora la experiencia de los usuarios.
  • A medio y largo plazo: abre el camino para el desarrollo y soporte de nuevas fórmulas de servicio, trabajo y relación.

Wi-Fi 6: mejor rendimiento hoy

Respecto al corto plazo, Wi-Fi 6 responde a las demandas actuales de conectividad múltiple, segura, rápida y eficiente desde una misma ubicación, derivadas de las experiencias de uso tanto individuales —por ejemplo, en lugares de grandes aglomeraciones, como estadios, conciertos… — como corporativas, durante la actividad diaria de las organizaciones.

Los principales beneficios que Wi-Fi 6 proporciona respecto al estándar previo son:

  • Mayor capacidad: se pueden conectar hasta cuatro veces más dispositivos que en el estándar previo sin que se experimenten cambios en la calidad de la conexión, ya que Wi-Fi 6 se comunica en paralelo con los dispositivos, a diferencia de los estándares previos que solo se pueden comunicar «uno a la vez». Este incremento en la capacidad es esencial dado el volumen de tráfico de datos actual y las previsiones de aumento en los próximos años.
  • Mayor eficiencia en el consumo: los dispositivos que soportan el estándar Wi-Fi 6 llegan a consumir hasta dos tercios menos de potencia, lo que se traduce en el alargamiento de la vida útil de las baterías en equipos como smartphones, laptops, tabletas y demás dispositivos.
  • Menor latencia: conseguida gracias a la optimización de la secuencia de paquetes, fundamental en caso de voz, imagen y aplicaciones tipo videojuegos.
  • Mayor velocidad: en escenarios de alta densidad de conexiones, se espera incrementar en cuatro veces el rendimiento promedio por usuario respecto al anterior estándar.
  • Mayor alcance y cobertura: permitiendo llegar más lejos sin que la velocidad de transmisión de datos se vea alterada.
  • Mayor seguridad: Wi-Fi 6 incorpora nuevas funcionalidades de seguridad que permiten una mejor detección tanto de interferencias como de dispositivos maliciosos.

Wi-Fi 6: mayor rendimiento futuro

Cambiar a Wi-Fi 6 no solo es una apuesta por mejorar el rendimiento actual, sino también por participar en los desarrollos futuros:

  • Competitividad empresarial: permite a las organizaciones anticiparse a lo que es posible, para así construir la organización digital del futuro, actuando de soporte de los nuevos procesos y formas de trabajo y garantizando su eficacia. Al hacer la transformación de la red actual hacia una red Wi-Fi 6, las organizaciones establecen los cimientos que le permitirán aplicaciones con mayores demandas de ancho de banda, dar soporte al número creciente de dispositivos IoT, así como gestionar de forma eficaz y segura muchos más clientes con mejor calidad de la experiencia de usuario. Además, su red estará en condiciones de ofrecer capacidades inalámbricas avanzadas mucho mayores que las que puede ofrecer una red tradicional.
  • IoT: proporciona la capacidad para ir integrando el Internet de las Cosas, IoT, a medida que avance su desarrollo, soportando la amplia exigencia de conectividad que requiere.
  • Realidad aumentada y realidad virtual: nuevos medios virtuales de comunicación y relación con el entorno que podrán incorporarse con velocidades, calidad de imagen y sonido y rendimientos de uso óptimos.

Wi-Fi 6 y 5G, la combinación eficiente

Teniendo en cuenta la mejora en capacidad y experiencia de usuario, podemos decir que el estándar 5G es el equivalente al Wi-Fi 6 en el mundo de operador móvil. Ambos estándares, 5G y Wi-Fi 6, están diseñados sobre la misma base y llamados a coexistir para atender diferentes casos de uso.

Wi-Fi 6 continuará siendo el mecanismo principal y preferido de acceso inalámbrico privado— debido a que tecnologías como edificios inteligentes, plantas industriales, edificios de oficinas y dispositivos IoT necesitan diferentes grados de sofisticación en la conectividad de red que solo Wi-Fi 6 puede proporcionar. A su vez, 5G será la alternativa escogida para dispositivos que se encuentran puertas afuera.

Para garantizar esa coexistencia y su eficiencia, el consorcio OpenRoaming —liderado por Cisco y cuya misión es permitir que los usuarios móviles puedan cambiar de redes de forma automática— elimina las barreras entre Wi-Fi 6 y 5G, permitiendo la itinerancia entre redes de forma fluida y la conectividad desde cualquier sitio, con más opciones de acceso y mayor seguridad.

La idea detrás de OpenRoaming es que el usuario sea capaz de acceder a la red Wi-Fi 6 de forma sencilla y automática después de haberse autenticado una sola vez, consiguiendo que el usuario no tenga que adivinar qué red Wi-Fi utilizar ni que pasar de nuevo a través de un portal cautivo. El usuario estará conectado independien­temente donde vaya, con acceso a todos los servicios.

En Sothis queremos que nuestros clientes cuenten con la posibilidad de desplegar los beneficios que la tecnología Wi-Fi 6 les aporta para construir la organización digital de futuro. Beneficios que abarcan, entre otros, la reorganización en torno al trabajo a distancia —obligatoria en estos momentos, normalizada en un futuro cercano—, la gestión segura y eficaz del número creciente de dispositivos necesarios para el adecuado funcionamiento de las organizaciones, la reducción de costes de explotación o la automatización de procesos. Para ello, ofrecemos a nuestros clientes nuestra experiencia en el diseño, despliegue y gestión de redes inalámbrica para asesorar de forma específica y personalizada en la elección de la mejor solución para su entorno.

Si deseas ampliar la información sobre las ventajas que Wi-Fi 6 aporta a las organizaciones, puedes descargar aquí el documento ‘La transformación de la Red: Wi-Fi 6’ que hemos elaborado en Sothis.