Este es el primer post de dos en el que voy a tratar de explicar cómo deberíamos usar los perfiles de usuario cuando los utilizamos en una configuración de escritorios remotos o aplicaciones publicadas.

En esta primera parte trataré de definir conceptos sobre los perfiles móviles y la redirección de carpetas ya que, en algunos casos, me he encontrado que no se tiene claro cómo funcionan.

¿Qué son los perfiles de usuario en Windows?

Los perfiles de usuario en Windows son una serie de carpetas y ficheros donde se almacenan tanto las configuraciones de un usuario (fondo de pantalla, configuraciones de menú, de navegador, conexiones a servidores o impresoras, etc) como los ficheros personales almacenados en carpetas como puede ser Documentos, Imágenes, Escritorio, etc.

Este perfil se almacena, por defecto, en la máquina Windows en la que hacemos Login debajo de una carpeta llamada C:\Users (C:\Usuarios si está en castellano) y dentro de una carpeta que se llama igual que el usuario que ha iniciado sesión pero, siempre, se almacena en local. Si hacemos Login en otra máquina Windows con este mismo usuario podremos observar que nuestra configuración no es igual a la anterior y nuestros ficheros personales, simplemente, no están.

Cuando configuramos un servicio de publicación de aplicaciones o escritorios basados en Windows bien utilizando Citrix XenApp / XenDesktop o Microsoft Remote Desktop Services lo normal es que se cree una conjunto de máquinas para balancear la carga de usuarios u obtener alta disponibilidad y lo deseado es que cuando un usuario accede a este entorno tenga siempre los mismos datos y la misma configuración conecte a la máquina que conecte ya que esto es trasparente para él. Aquí es donde entra en juego la optimización de perfiles de usuario cuya correcta configuración es sinónimo de éxito y que, por mi experiencia, representa un alto porcentaje de éxito en la implantación de los servicios remotos.

Lo que necesitamos es configurar estos perfiles como “móviles” ya que todo lo que compone un perfil se almacena en un repositorio central y cada vez que un usuario accede a una máquina este se copia desde este repositorio a la máquina en la que ha hecho Login y cuando se desconecta se copia (o mueve según la configuración deseada) otra vez al repositorio central para tener siempre la última versión del mismo.

Es cierto que en algunos casos puede interesar no permitir que el usuario guarde su configuración y que al acceder de nuevo al entorno tenga una configuración estándar para todos ellos, esto es lo que se denomina “perfil mandatorio” y en cierto modo lo que hace es no guardar los cambios del perfil en el repositorio central.

Es entendible que cuantos menos ficheros contenga el perfil centralizado menos ocupa y menos tarda en estar disponible para el usuario por lo que una correcta optimización de perfiles ofrece:

  • Un acceso más rápido del usuario al entorno, tener que esperar minutos a que nuestra aplicación o escritorio esté disponible puede ser desesperante y sinónimo de error.
  • Una mejor experiencia del usuario ya que siempre que conecta tiene todas sus cosas disponibles y tal como las dejó o en el caso de perfil mandatorio, tiene siempre lo que necesita o lo que le dejamos ver.
  • Sus ficheros personales siempre están disponibles y en el mismo sitio.
  • Mejor vida de los administradores pues siempre tienen todos los perfiles “controlados” y por ende, también a los usuarios.

Otro punto importante que debemos tener en cuenta es que, elijamos el servicio que elijamos para la publicación de escritorios o aplicaciones la configuración de los perfiles móviles y redirección de carpetas es algo de Windows y su potencia se amplía si utilizamos un Directorio Activo y por ende, sus políticas de grupo.

En la segunda parte de este post defino las partes que componen esta optimización y ciertas herramientas que debemos utilizar para ello.