Entrevista. 30 años después de su nacimiento, Internet ha transformado totalmente nuestras vidas. No solo ha supuesto una irrupción en lo personal, sino también en lo profesional. Las empresas están viviendo un momento de cambio total, de adaptación continua.

Con motivo de esta celebración y de la transformación que la digitalización supone para las empresas, nuestro compañero de Sothis, David Revesado, Responsable de Negocio en Transformación Digital, ha participado en el programa de Es Radio “La mañana en Valencia” con María Caballero.

Como indica Revesado, “Internet vino, no solo para quedarse en nuestras vidas, sino también para revolucionarlas. Cuando nació, ni los propios creadores eran conscientes de lo que tenían entre manos porque no dejaba de ser un medio o sistema para intercambiar información y comunicarse. Sin embargo, las consecuencias de lo que ha supuesto para nuestras vidas, personales y profesionales, lo vemos día a día”.

-Si a nosotros nos dicen que durante un día completo no podemos utilizar Internet nos sentimos agobiados, ¿verdad?
Cierto, solo con el hecho de pensar que nos hemos dejado el móvil en casa ya nos sentimos así. Cuando participo en charlas en los institutos para orientarles sobre cómo dirigir sus carreras, les hago retrospectiva y les planteo la situación de qué cosas no había antes, cuando yo tenía su edad, y lo último que nos dicen es Internet. Para que veamos el calado de Internet, las últimas generaciones ya nacen asumiendo que todo gira en torno a Internet, a la conectividad y a estar permanentemente conectado con otras personas.

Son 30 años de la instauración de Internet, pero a pesar de eso, ¿consideras que no estamos 100 % educados para utilizarlo como debemos?
La cuestión es que hay un concepto que surge, como surgió hace 50 años, el analfabetismo. Ahora estamos hablando de analfabetismo digital. Gente que no es capaz de acceder a Internet. Y después, hablamos de concienciación. Cómo debemos utilizar Internet, en qué momentos de nuestra vida y cómo hacerlo de forma segura. A los millennials, o nuevas generaciones, no les interesa lo que hay detrás de la tecnología, solo les interesa estar conectados; y hay que ser conscientes de los riesgos que suponen ciertas cosas. Por ejemplo, conectarnos a una Wifi pública tiene sus riesgos. Lo más importante es saber cómo utilizarlo para que sea de forma segura.

-Internet en las empresas también es una herramienta que permite evolucionar, ¿no es así?
Estamos en lo que se llama industria 4.0, las empresas tienen que dar un paso, sino lo han dado ya, hacia adoptar todas las ventajas competitivas que nos ofrece esta tecnología y convertirla en un servicio. Tradicionalmente, hemos ido incorporando determinados dispositivos para mejorar, pero ahora hablamos de tecnología como servicio. Disponemos de la tecnología cuando la necesitamos para mejorar nuestros fines, en el caso de las empresas mejorar las ventas, la producción etc. En definitiva, ver la tecnología como servicio.

-Las empresas optimizan los recursos digitalizando la empresa.
Hay muchas ventajas, pero principalmente hablamos de un entorno escalable y elástico. Es decir, no somos capaces de prever dónde estaremos dentro de tres años, pero, en caso de necesitar crecer o decrecer, la tecnología debe estar ahí para ello.  Nos permite centrarnos en el negocio sobre cómo producir más, cómo vender más, cómo llegar a tus clientes; nos permite analizar el comportamiento de los clientes, hacia dónde dirigir las ventas, las estrategias etc.  Nos permite facilitar la innovación, ya que, no nos tenemos que preocupar de la tecnología que hay detrás, sino debemos preocuparnos exclusivamente por el negocio. La tecnología es cosa de la nube y de las empresas que estamos detrás promoviéndola. Esto se traduce en el concepto llamado “time to market”. Esto es, ¿cuánto tardo en tener mi producto disponible en el mercado y en el menor tiempo posible? Significa ver tendencias de mercado, las aprovechas y las llevas a la calle con la mayor rapidez; porque la tecnología nos lo permite, es un facilitador.

-Todo el mundo habla de “la nube”, todos sabemos que existe, pero ¿cuál es su papel?
La nube no es más que convertir la tecnología en un servicio. No debemos preocuparnos por saber que hay detrás, solo instalarnos, por ejemplo, la aplicación y ver que funciona. No nos tenemos que preocupar de nada más; solo de cómo está gestionada esa seguridad. (…) Preocuparnos de tener la tecnología accesible en cualquier momento y en cualquier punto, precisamente eso es la nube. Sólo con una conexión a Internet podemos acceder a toda la información, ya sea en el ámbito personal o profesional.

-Para que la gente lo entienda, es como si fuese un disco duro virtual que está en el aire y que independientemente del lugar donde nos encontremos, podremos acceder a la información que esté ahí.
Exacto, pero ya no sólo información, sino también las aplicaciones. Al final, de lo único que te preocupas es de qué necesito para trabajar, qué necesito para mi día a día y no me preocupo de la tecnología que hay por detrás. La nube es ese servicio que se nos ofrece para poder despreocuparnos de lo que hay por debajo.

-Con la instauración de la digitalización que hacéis desde Sothis y después de 30 años del nacimiento de Internet ¿os dais cuenta de que la gente aún es un poco recelosa con su intimidad y con volcar información en la nube por si en algún momento desaparece? Es decir, ¿la gente aún prefiere tener la información en un USB?
Sí, y eso no es que esté más seguro. A veces que lo tengas al lado, en un USB o en las instalaciones, no tiene nada que ver con la seguridad. Ese concepto cuesta, precisamente por la seguridad de los datos. Hay muchas normativas a nivel de leyes de protección de datos, que están orientadas a garantizar la seguridad de los usuarios en ese sentido, y el hecho de que los datos se suban a un sitio que no se conoce, da un poco de miedo. Pero es verdad que hay muchas normativas detrás que cubren los propios fabricantes, ya que, se van a preocupar por darnos un servicio, con la seguridad que se requiere a nivel normativo, porque forma parte de su trabajo y de su día a día.

-Al tener esa nube que podemos acceder a ella desde cualquier lugar, desde Sothis, instauráis la posibilidad de trabajar, precisamente, sin estar en la empresa.
La digitalización de las empresas tiene muchísimas ventajas, entre ellas el cambio de concepto de trabajo tradicional. Aquí no solo hablamos de teletrabajo, sino al final de cualquier elemento de la empresa que podamos imaginar; la tecnología es un facilitador para ello. Por ejemplo, imagina un departamento de marketing que tiene que promocionar la empresa, imagina lo que la tecnología puede ofrecerle. Podemos trabajar desde casa sin necesidad de tener el ordenador de la oficina, sólo el personal y accediendo a Internet. Esto supone la eliminación del papel, de archivadores, facturas etc.

El concepto tradicional se ha transformado y las empresas no tienen otro camino que adoptar esto. Las empresas ya no tienen la opción de verlo claro o no, ya que el competidor sí lo ve claro. El que no lo vea claro será el que no esté en la foto cuando esto continúe evolucionado.

-Toda la digitalización de las empresas lo que hace es potenciar al 100% su labor principal, nos lleva a la maximización de los recursos. Si mi competidor se sube al carro de la digitalización, tenemos que acabar asumiéndolo también, ¿no?
(…) Precisamente el valor diferencial de la tecnología es que nos convierte en un competidor ágil. En una empresa que es capaz de estar preparada para enfrentarse a los cambios que se producen en el mercado, al ritmo que se producen.

-En la Comunidad Valenciana, ¿la digitalización de las empresas está suficientemente implantada? ¿Somos conscientes?
Hay un cierto halo de consciencia, pero el nivel de adopción es muy bajo; especialmente en las Pymes, que es el grueso de las empresas que tenemos aquí en la Comunidad Valenciana, donde estamos todavía en conceptos en los que se ve la inversión en tecnología como un gasto, más que como una ventaja competitiva. A nivel de administración estamos en las mismas, está dando pasos, pero lentos; no está siendo lo que el propio mercado demanda. Nosotros trabajamos precisamente en esa línea, entre pequeña y mediana empresa, intentando concienciar y demostrar cuáles son las ventajas competitivas que ofrece la tecnología.

-Hablamos de lo maravilloso que es Internet, pero hay que tener cuidado porque un mal uso nos puede hacer muy vulnerables. Precisamente, la ciberseguridad es uno de los servicios que ofrecéis.
Aquí la forma que tenemos de concienciar es con una simple pregunta. La forma que tenemos de concienciar no es pensar si me tocará o no, sino ¿cuándo me tocará? Esto debe de llegar al nivel de asunción que nosotros pretendemos, no es generar miedo, sino que es una realidad que está ahí en la calle (…).  La concienciación es lo más importante, pensar que tenemos un “arma” entre manos y hay que saber utilizarla. En general en España, y en la Comunidad Valenciana, tenemos empresas con un perfil reactivo, no proactivo, ante los incidentes de seguridad (…).

Al ritmo que crece la tecnología se desarrolla todo, pero hay que hacerlo con seguridad y concienciación. Nosotros trabajamos en ese nivel, a nivel personal y profesional. Una de las principales brechas se produce por usuarios de las empresas, por ejemplo, por el típico correo que no nos planteamos si es raro o no y acabamos abriendo.  Las empresas deben tomar las medidas necesarias para que, a nivel usuario, pero también a nivel infraestructuras y tecnología, la empresa esté preparada y segura.

-Y sino, para eso está Sothis, que es un orgullo para los valencianos. Actualmente trabajáis más de 700 personas, en más de 35 países, y poco a poco, vuestro objetivo, por simplificar, es facilitar la vida a todos los empresarios, ¿no?
Efectivamente. Como has indicado, estamos en un proceso llamado transformación digital de las empresas, y lo que pretendemos, en la Comunidad Valenciana y en la expansión nacional que estamos llevando a cabo, es convertir a las empresas en competitivas -tanto a nivel nacional como internacional- y para esto, el mensaje que comunicamos es ser facilitadores de la tecnología. Transmitir la idea de “céntrate en tu negocio” en cómo producir mejor, cómo vender más; que yo seré el motor de esa producción, de esa venta. Desde Sothis nos preocuparemos de hacer lo que la empresa necesita.

¿Quieres escuchar la entrevista al completo? ¡No te la pierdas! Clic aquí.