La digitalización es un arma imprescindible para construir negocios fuertes y resilientes, capaces de responder con adaptabilidad a retos impensables como la pandemia del Covid-19. Porque la flexibilidad no se improvisa: disponer de un sistema de gestión y organización empresarial debidamente digitalizado ha sido un ingrediente crucial para las empresas que han respondido con éxito a los retos que ha planteado este 2020.

Esa es una de las principales conclusiones que se extrae del último Espacio Sothis organizado por Sothis en colaboración con Revista Alimentaria y Santelmo Business School. Un foro de debate en el que grandes firmas del sector agroalimentario y tecnológico en nuestro país como Idilia Foods, Prosol, Almendras Llopis, Grupo Alacant o SAP compartieron con los asistentes sus experiencias y aprendizajes ante un mercado marcado por la incertidumbre.

“La cadena alimentaria ha sido uno de los sectores que ha tenido que seguir trabajando durante la pandemia. El retail ha crecido en ventas, en parte porque ha recogido el consumo que ha vuelto al hogar. Pero no ha crecido igual la rentabilidad”, alertó José Antonio Boccherini Bogert, Director y Profesor del Departamento de Empresas Alimentarias, Director y Profesor del Área de Sistemas y Tecnologías de la Información en Santelmo Business School, en referencia a los importantes retos que ha tenido que afrontar el sector.

Organizar adecuadamente al personal y haber invertido previamente en digitalización e integración tanto de la cadena de suministro como de la distribución fueron elementos clave para responder con éxito a los desafíos del mercado en Idilia Foods. Así lo contaba Rubén Raso, CIO de Idilia Foods, que destacaba la importancia de apostar por una digitalización no solo orientada hacia el interior de la propia organización, sino hacia sus stakeholders, para garantizar que todo fluya de la manera adecuada. “La transformación digital no se puede improvisar”, insistió.

En la misma línea compartió su experiencia Carlos Herrero, Director de Transformación digital en Prosol. Para ellos, hacer de su empresa un espacio seguro se convirtió en “una obsesión” y pusieron a disposición de sus empleados todos los mecanismos de teletrabajo disponibles. Sin embargo, se enfrentaban a un reto logístico muy importante: su materia prima, el café, viene de América y Asia. ¿Cómo garantizar su llegada en un mercado de fronteras cerradas? “Afortunadamente todo ha funcionado bien, pero la cadena de suministro no está bien digitalizada”, comentó.

Mientras se habla de grandes soluciones como el blockchain para solucionar problemas como el de la trazabilidad, Herrero animaba a aterrizar y simplificar las soluciones en un mercado en el que los proveedores no son tan grandes para afrontar inversiones de tanta envergadura, pero necesitan aun así dar el salto a la digitalización.

Soluciones para cualquier dimensión empresarial

Y es que el tamaño no debe ser ningún obstáculo para la transformación. Y, a veces, incluso, se convierte en ventaja “Nuestra empresa es más pequeña y por eso podemos tomar decisiones más ágiles y rápidas”, explicaba Maria José Llopis, directora de Almendras Llopis. La directiva asegura que dentro de su organización ya habían hecho importantes inversiones en digitalización de la mano de SAP, “pero todo esto nos ha enseñado que hay que ampliarlas. La tecnología te tiene que ayudar a ser flexible porque mejora tu competitividad”.

Una visión que comparte José David López, CIO Gerente de IT del Grupo Alacant, para quien garantizar que la información fluya con rapidez es imprescindible. “Necesitamos que toda la información se recoja y se almacene de forma segura y confiable. Necesitamos información para tomar decisiones”, comentaba. Y para ello soluciones como las de SAP y Sothis son imprescindibles.

“Las empresas del sector ya habían iniciado el camino de la digitalización, pero con la pandemia han encontrado nuevos motivos para seguir avanzando”, resumió José Luis Ivars, consultor SAP especializado en el sector agroalimentario en Sothis. A su juicio, tener un ERP conectado con la planta o con los clientes genera una cadena logística “mucho más fuerte y resiliente, capaz de soportar todas estas fluctuaciones y alteraciones”.

Pero eso es solo el principio. Y por eso Julio Insa, Business Architect para Consumer Industry en SAP, va un paso más allá: la digitalización del sector agroalimentario no solo es crucial para reforzar los mecanismos de colaboración entre todos los actores implicados, sino que además es una puerta abierta a la personalización de producto y servicio que permita aumentar el negocio de las empresas, pero también dar el salto a la “distribución moderna”.