Internet of Things (IoT)

Lo primero que es necesario explicar es qué es el internet de las cosas. Internet de las cosas es un concepto que se refiere a la interconexión de objetos cotidianos con internet. Esto significa conectar a internet objetos tan diferentes como un teléfono móvil, una puerta o una nevera.

¿Tiene utilidad conectar estos objetos a internet?

La respuesta es un claro y rotundo .

En la actualidad, Internet de las cosas ya no es un simple concepto, sino una realidad. Vivimos en un mundo en el que mucha gente enciende la calefacción de su hogar desde el autobús, antes de llegar a casa, enciende las luces sin levantarse del sofá, o pone en marcha el equipo de música mientras cocina, sin desplazarse al salón.

Hay muchos otros ejemplos menos comunes en la actualidad, pero que se muestran como una posibilidad muy real para el futuro:

  • Persianas que se levantan automáticamente cuando detectan la primera luz del día
  • Puertas de garajes que se abren solas cuando se acerca el coche
  • Cerraduras de casas que se abren con la huella dactilar o el móvil
  • Collares para mascotas que hacen seguimiento GPS y nos avisan si se extravía
  • Avisos al móvil cuando haya un producto caducado en la nevera

Gracias a conectar cosas, personas y redes empresariales, el Internet de las Cosas está cambiando el modo que las empresas manejan sus procesos. Las empresas pueden ahora transformar sus operaciones y reinventar su negocio adaptándose de forma totalmente automática a sus necesidades. Por ejemplo, establecer sistemas logísticos que optimicen las operaciones en base a una red de sensores que comunican información geo-espacial a camiones, trenes y vehículos.

Todo esto es magnífico, pero deja una pregunta en el aire:

¿Estamos seguros si todo está conectado a internet?

La seguridad es una de las preocupaciones más importantes y por ello es necesario la implicación de todos los actores: usuarios, desarrolladores y fabricantes.

Por un lado es necesario disponer de una infraestructura a prueba de ataques e intentos de acceso no autorizados. Si utilizamos tecnologías de red inalámbricas debemos tener una contraseña fuerte en nuestra red para evitar intrusiones y del mismo modo debemos procurar proteger nuestras contraseñas. Por otro lado es imprescindible el cifrado de datos para que una brecha de seguridad no implique la perdida completa del control del sistema.

Al mismo tiempo, los fabricantes emplean grandes esfuerzos en hacer que sus productos sean seguros invirtiendo en crear protocolos de comunicación y conexiones seguras entre los dispositivos y la plataforma que los administra.

Visión del Internet de las cosas por parte de SAP

SAP ofrece la posibilidad de acceder al mundo de Internet de las cosas mediante SAP HANA y su plataforma SAP Cloud Platform (SCP). Esta plataforma en la nube contiene, entre muchos otros, servicios que facilitan la implementación de aplicaciones IoT (Internet of Things), permitiendo registrar dispositivos en la misma para que puedan entrar dentro de las comunicaciones entre aplicaciones IoT.

SCP se comunicará con los distintos positivos, y estos a su vez con SCP, a base de mensajes en los que se identificará cada dispositivo (remitente y destinatario). Deberá existir una aplicación servidor que centralice las conexiones y administre estos mensajes para enviarlos a su/s receptor/es adecuado/s. De este modo, todo el sistema tendrá una función más allá de enviar mensajes. Podrá controlar y desencadenar eventos, implementado una lógica adecuada y específica para cada mensaje recibido.

Gracias a los servicios IoT en SCP, SAP pone a disposición de sus clientes la conexión de billones de cosas con sus sistemas, combinando datos empresariales con análisis inteligentes de sensores, dispositivos, redes y otras fuentes. Esto le permitirá a las empresas transformar el modo en que toman decisiones y las llevan a cabo, ejecutando procesos operacionales a través de respuestas automáticas y predictivas a lo largo de toda su red.

La industria 4.0 y la fabricación inteligente

El Internet de las cosas también ha sido denominado como la cuarta revolución industrial (industria 4.0), ya que permite converger el mundo físico y el digital en todas las capas de producción para transformar el modo en que las operaciones de producción se ejecutan. Esto es importante por diversos factores: Primero, los requerimientos están cambiando. A medida que los clientes son más expertos, también se hacen más exigentes en que los productos satisfagan todas sus expectativas. Segundo, las empresas se ven obligadas a incrementar la producción y, al mismo tiempo, a ser más competitivas en cuanto a precios.

Para hacer confluir estos dos factores, todas las capas y fases de la producción deben estar más cerca que nunca a fin de obtener los mayores niveles de eficiencia.

El Internet de las cosas va más allá del control y monitorización de las operaciones. Ahora se pueden usar dispositivos que obtengan datos operacionales relevantes y en tiempo real de todo el sistema para optimizar los procesos existentes y para abrir la posibilidad de innovar en los procesos e incluso en el propio modelo de negocio.

El Internet de las cosas ha llegado, el futuro lo exige, y no debemos quedarnos atrás en el aprovechamiento de las posibilidades que ofrece. Desde Grupo SOTHIS ponemos a su disposición la renovación de sus procesos empresariales con las tecnologías más vanguardistas.

Compartir
Artículo anteriorSWAY, la nueva forma de presentar
Artículo siguienteRecolección de logs en entornos cluster
mm
Mi nombre es David Fresneda, graduado en Ingeniería Informática por la Universidad Politécnica de Valencia con un máster en diseño gráfico y creación web. Desarrollador de aplicaciones SAPUI5 y SAP Fiori para web y dispositivos móviles. Especialmente interesado en todo lo relacionado con la experiencia de usuario (UX). Gran amante del deporte a todos los niveles, del buen comer y de la ciencia ficción.