En SAP existen tres tipos de fabricación pensadas para que, dependiendo del nivel de control, complejidad y flexibilidad requeridos el sistema se pueda adaptar a los procesos productivos de la empresa.

La fabricación por procesos es la típicamente usada en las industrias químicas, farmacéuticas y de alimentación. Donde tenemos fabricaciones con resultados finales que no siempre son iguales y con utilización de recetas maestras y fórmulas. Son, por tanto, industrias que necesitan un alto nivel de control en su sistema productivo.

La fabricación discreta, está pensada para industrias típicamente manufactureras. Por ejemplo, la industria automovilística o electrónica. Donde el producto va pasando por una hoja de ruta y va siendo ensamblado en sus diferentes componentes. La producción es controlada mediante ordenes de fabricación.

Comúnmente, se dice que la gran diferencia entre las industrias por procesos y discretas es que en las primeras el producto obtenido no puede ser revertido en sus componentes originales, pensemos por ejemplo en un fármaco obtenido de la mezcla de muchos productos químicos distintos. Mientras que, en las segundas el producto final se puede separar en sus distintas piezas que lo forman, una bicicleta por ejemplo puede ser fácilmente separada.

Por otro lado, tenemos la fabricación repetitiva, que esta aconsejada para entornos con una alta estabilidad en su producción, donde un número de productos similares son fabricados durante un largo periodo de tiempo, con un alto nivel de repetición y una baja complejidad en su producción. Donde la producción no está controlada por órdenes de producción sino por tamaños de lote o por periodos de tiempo, pensemos por ejemplo en una planta embotelladora.

Para este último tipo de fabricación, SAP tiene preparado una integración con su sistema de gestión de almacenes descentralizados EWM, incluso existe un BC set que nos ayudará a customizar el sistema para este escenario.

Los siguientes puntos están soportados en EWM con fabricación repetitiva:

  • Notificación final

Utilizando fabricación repetitiva y EWM solamente es posible realizar la notificación final de la fabricación, ya que, solo el producto terminado puede ser manipulado en EWM con este escenario.

Cuando se produce una notificación para un alta de producto en SAP ERP, este no contabiliza la entrada de mercancía inmediatamente, sino que genera una entrega entrante que es replicada en EWM, el cual contabiliza automáticamente el stock.

EWM comunica la entrada de mercancía al ERP y este último automáticamente ejecuta las siguientes tareas:

  • Realiza la entrada de stock en el ERP para el producto terminado
  • Consume los componentes necesarios (de forma teórica)
  • Contabiliza las actividades realizadas
  • Reduce la cantidad programada de producción en la cantidad dada de alta

 

  • Cancelación de la notificación.

Se puede iniciar desde el ERP la anulación de la entrada de mercancías para producto terminado. En este caso, el ERP genera una corrección mediante un documento de entrega de salida. De la misma manera que el caso anterior, esta entrega se replica en EWM que contabiliza anulación de la entrada de mercancía, lo que automáticamente desencadena las actividades de anulación de entrada, anulación de consumos de componentes, anulación de las actividades notificadas y reajuste de la cantidad planificada de producción.

 

  • Puesta a disposición y consumo de componentes

El consumo de componentes para la fabricación repetitiva desde un almacén que sea EWM es un punto que no está soportado actualmente en SAP.

Debemos de pensar que este tipo de producción está basado en fabricaciones duraderas y con bajo nivel de complejidad, donde la trazabilidad de los componentes utilizados no es tan importante como en la industria de procesos, por ejemplo.

En este escenario normalmente se consume de manera teórica (backflush), es decir el sistema va automáticamente descontando el stock de materia prima o semielaborado cada vez que se genera una notificación de producto terminado.

Esta forma de consumo evita que los operarios tengan que estar continuamente indicando sobre que componentes se debe realizar la salida, evitando una gran carga de trabajo, pero por otro lado, es un escenario que no está soportado en EWM, pues este último está diseñado, sobre todo, para gestionar unidades de manipulación (matrículas) teniendo en todo momento la trazabilidad de lo que ha ocurrido sobre ellas.

Por tanto, el consumo de componentes se debe realizar sobre un almacén que no esté gestionado por EWM.

Lo que sí que está soportado es la puesta a disposición de la materia prima necesaria, es decir, aunque no podamos consumir si se puede abastecer desde un almacén EWM de todas las cantidades necesarias.

Para este punto lo que debemos tener configurado en un área de suministro para la producción (ASP) cuyo almacén de toma sea uno de EWM, pero sin embargo cuyo almacén de producción sea otro gestionado por MM (para que el sistema pueda consumir a teóricos).

En este caso el aprovisionamiento está basado mediante entregas de salida que deben ser confirmadas por los usuarios mediante movimientos de aprovisionamiento. Desde el ERP se ejecuta la necesidad de puesta disposición, lo que genera una entrega de salida que es replicada inmediatamente en EWM. Posteriormente el usuario debe de crear y confirmar una orden de almacén sobre la mercancía que va a aprovisionar para que el sistema contabilice el movimiento de mercancía.

En conclusión, se puede trabajar con fabricación repetitiva para dar las altas de producto terminado directamente en el sistema EWM e incluso podemos utilizar a este último para el aprovisionamiento desde el almacén central a la planta de producción, pero debido a la forma que normalmente se utiliza para el consumo de los componentes este paso debe ser realizado a un almacén que no esté gestionado por ubicaciones.