Soluciones y consultoría, Tecnología

El etiquetado de los alimentos según la normativa. ¿Qué hay de nuevo, viejo?

Índice del contenido

¿Otra normativa? Eso es, como en muchos sectores hay normativas que debemos seguir a raja tabla, en este caso hablamos de la normativa que afecta al sector de la alimentación, en concreto del etiquetado de alimentos. Siempre hay que seguir las pautas de todas las normativas, pero en al caso de la alimentación con más razón —es algo que al final repercutirá en la salud de muchas personas—.

Está claro que las soluciones para el sector de la alimentación te ayudan a poder tener una gestión eficaz de los productos alimentarios, pero no debemos olvidarlos del etiquetado. Por ello, hoy vamos a centrarnos en conocer mejor cuáles son los aspectos más importantes que debes tener en cuenta a la hora de realizar el etiquetado de alimentos.

New call-to-action

¿Cuál es la normativa del etiquetado de productos alimenticios? Hay ciertas pautas que debes cumplir

Hay que echar la vista un poco atrás, y recordar que en abril de 2020, ese año tan complicado para todos, hubo ciertas novedades en el etiquetado de alimentos. Sin embargo, con todo el revuelo, a pesar de entrar en vigor, paso algo desapercibida. Estos cambios están pensados para beneficiar al consumidor, su objetivo es que cuando vayas al supermercado a comprar tus cereales favoritos dispongas de toda la información del producto. Básicamente, es una forma de evitar que muestren datos engañosos al consumidor y mostrar la información de forma más clara.

Por ello, vamos a ver los puntos más importantes sobre estas novedades. ¡Vamos al grano!

Los aspectos a tener en cuenta de la normativa del etiquetado de alimentos

¡No te vayas por las ramas! Las cosas siempre claras

El primer punto clave es que siempre debes mostrar la información del producto de forma clara y precisa. De esta forma el consumidor siempre podrá tomar las decisiones basadas en un mayor conocimiento del producto. Hay que mostrar los datos de manera que sean comprensibles para todo el mundo.

Para ello se debe indicar la procedencia o país de origen del ingrediente primario, es decir, si hablamos de una lata de judías deberemos señalar que proceden de España, por ejemplo. Debes ser claro con la información que muestres en el etiquetado de los alimentos, no vale inventarse una nueva región o zona geográfica.

El consumidor querrá saber su procedencia

Como hemos comentado, es obligatorio detallar el país de origen, siempre y cuando si se omite el consumidor pueda ser engañado sobre el origen real del alimento. Imagínate que el lugar de procedencia del producto es distinto al del ingrediente primario, en ese caso tendrás que indicarlo. Y siempre con una redacción clara y fácil para que todos los consumidores sepan interpretarlo.

Nueva llamada a la acción

Se transparente, no debes esconder información

Hay quien se las ingenia para indicar la información de origen de forma que no se “encuentre” fácilmente. No obstante, con la normativa del etiquetado de los alimentos debes saber que cuando muestres la procedencia de los ingredientes, debes hacerlo cerca de la información sobre el país de origen del producto. Esto quiere decir que no puedes poner la procedencia de los ingredientes arriba del todo en un lateral del envase, y la información de origen del producto en el otro extremo, siempre deben permanecer en el mismo campo visual para mostrarle al consumidor los datos de forma accesible.

Recuerda, identificación no es igual que indicación

¿Qué quiere decir esto? Si hablamos de los productos que son de origen animal, debes saber que estos cuentan con unas marcas de identificación las cuales están relacionadas con ciertas normas específicas de higiene de los alimentos que se han llevado a cabo en establecimientos autorizados conforme al mismo.

Pero que los alimentos de origen animal muestren estas marcas de identificación, no implica que ya no sea necesario mostrar cuál es el país de origen o lugar de procedencia del producto. Son dos informaciones diferentes, y ambas debes indicarse en el etiquetado de los alimentos.

Descárgate el informe

Un tamaño de letra descifrable, no todos tenemos vista de lince

Si hablamos de la letra, el tamaño importa, y más si se va a mostrar en el etiquetado de los alimentos. De nada sirve incluir información que sea verídica y útil para el consumidor si luego usamos una tipografía que no se pueda leer sin lupa. Por esta razón, dentro de la normativa para el etiquetado de los alimentos se especifica que la tipografía debe cumplir con un aspecto esencial: tener una legibilidad clara para el consumidor. Con ese fin, a la hora de diseñar el etiquetado de los alimentos debes tener en cuenta que la letra debe tener una altura igual o superior a 1,2 mm.

Sin embargo, los aspectos anteriores no son las únicas pautas que debes cumplir dentro de la normativa del etiquetado de los alimentos envasados. También es obligatorio informar sobre la lista de ingredientes del producto, los alérgenos, la cantidad neta y la fecha de duración mínima o caducidad. Además de mostrar otros datos como las condiciones especiales de conservación y/o utilización del producto, datos de la empresa responsable y la información nutricional del producto.

¿Y quién maneja el cotarro? ¿Quién controla el etiquetado de alimentos?

Como ves el etiquetado de alimentos es lo forma donde los productores de alimentos pueden comunicarse con los consumidores finales, y así estos pueden disponer de la información necesaria para tomar la decisión de compra. Y es la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), quien se encarga de controlar el etiquetado de los alimentos. Siendo el Reglamento (UE) 2018/775, el que regula la información sobre el origen de los alimentos en la Unión Europea.

¿Cómo es el etiquetado de los alimentos en España?

Debes saber que durante el 2021, España se ha sumado, junto a Francia, al sistema Nutriscore para el etiquetado de los alimentos. Consiste en un sistema que está pensado para simplificar la información de los alimentos a los consumidores. Seguro que ya lo has visto en algún producto cuando has ido a hacer la compra. Básicamente muestra cinco letras, A, B, C, D y E, teniendo la A aquellos alimentos que son más saludables y la E aquellos que tienen menor calidad nutricional. En un golpe visual el consumidor puede identificar la calidad del producto para disponer de mayor información a la hora de comprar.

En cualquier caso, las normativas van cambiando y probablemente dentro de un año sean otro tipo de indicaciones las que debas mostrar en el etiquetado de los productos de alimentación y  Cada país tiene un sistema de etiquetado de alimentos diferente, lo importante es que la finalidad de estas normativas sea beneficiar siempre al consumidor.

New call-to-action
Comparte

No es sólo un blog

Noticias y avances sobre
tecnología

Como ya hemos comentado en otros artículos SAP,...
Cada vez es más frecuente realizar una planificación...
Como en todos los sectores, el sector alimentario...
Las nuevas tecnologías ofrecen una gran variedad de...
Si hablamos de las organizaciones, debemos saber que...
Desde los departamentos de compras y calidad saber...

¡Gracias!

Tu formulario se ha enviado correctamente-